De interés

18 marzo 2018

El diseño con "gama" de posibilidades



El diseño con
 
 
Jonathan García, mientras se formaba como diseñador y fotógrafo, fundó gama estudio, hacia 1.999. Su trabajo abarca creación de marca, diseño industrial y de interiores. Se define como solucionador, más que diseñador.

 
Buenos días, Jonathan. Introdúcenos un poco acerca de quién eres y cómo llegamos a este momento de gama estudio. 
 
Buenos días Sergio, ante todo muchas gracias por invitarme. Es un gusto formar parte de tu proyecto y te felicito por él.
 
Mis comienzos con el diseño han ido despertando paulatinamente. En el colegio me gustaban las disciplinas artísticas más que cualquier otra asignatura de letras o ciencias, pero tampoco le dedicaba un tiempo extra pese que en casa, mi padre siempre ha pintado acuarela y óleos. 
 
A los 13 o 14 años comencé a hacer algo de graffiti con Rotuladores Edding y Spray Levis, lo que había en la época. Posteriormente, como muchos adolescentes, descubrí la música de manera más profunda, y en el 94 me dedicaba a pinchar en una radio y diferentes locales de la isla; de ahí salían fiestas de las que había que diseñar carteles y me aventuré a hacer algunos para amigos. Todo ésto fue cada vez a más hasta que me planteé estudiar la profesión en serio y entré en la Escuela de Arte.
 
Llegar hasta el momento de gama estudio ha sido evolucionando poco a poco, o lo que para mí es más o menos lo mismo: rediseñando todo el rato, mucho ensayo error en todos los aspectos. Tesón y tenerle un amor incondicional a la profesión me ha hecho ver siempre otro lado de la moneda, y primordialmente para mí, el ser una persona que disfruto de los retos porque los entiendo como oportunidades para aprender.
 
Pasaste por la Fernando Estévez (SCTFE). ¿Qué marcó esa etapa?
 
Sí claro, realmente fue el lugar donde comencé a entender todo un poco mejor en cuanto al diseño y el arte. También me ayudó mucho a crecer profesionalmente, ya trabajaba para clientes como Cepsa, Sánchez Bacallado, Ayuntamientos… Me fugaba para trabajar en casa, visitar clientes, imprenta, etc… Es decir, que empecé al revés.
 
Muchos jóvenes se preguntan si merece la pena estudiar para salir adelante en esta profesión. Desde tu punto de vista, ¿qué oferta formativa recomendarías a quien está a día de hoy dudando?
 
Creo que ser autodidacta es la mejor oferta formativa que pueda haber porque no tiene caducidad, como un grado, postgrado o lo que sea. Pienso que es una profesión en la que tienes que disfrutar mucho y el aprendizaje no puede parar, adquirir cuantos más registros mejor. 
 
Mi paso en el estudio oficial fue muy breve, solo los dos años de gráfica publicitaria en la escuela, el resto por cuenta propia pero no cabe duda que es fundamental tener una buena base de entrada y cuanto antes se adquiera mejor. A fecha de hoy conozco las enseñanzas superiores de diseño, que están muy bien y por supuesto, si se lo pueden permitir, salir a estudiar fuera mucho mejor, pero no por la calidad de la educación, que en muchos casos también, sino por compartir otra cultura, otro país… Creo que verdaderamente observando y viajando es como mejor se puede entender el mundo, ya que el conocimiento hace el diseño también.
 
¿Cómo y cuándo descubres que quieres dedicarte al diseño gráfico?
 
Cuando realmente empiezo a tener encargos de manera más continua y veo que cada vez lo disfruto más, ahí me planteo estudiar la profesión, es en 1998.
 
¿Qué tipo de servicio ofreces desde gama estudio?
 
Sobre todo Packaging, Identidad, algunos objetos y de poco para acá, Interiores. La fotografía en algunos casos las hacía yo mismo pero ahora la utilizo más a nivel personal y artístico, aunque si un proyecto lo requiere hago la dirección.
 
¿Y cuál su elemento diferencial en el mercado regional?
 
¿Quizás sea el abarcar varias disciplinas? Creo que eso ha hecho que conozca muchos sistemas de impresión, de fabricación, de materiales… La experiencia te da trucos para aportar valor añadido, experimentar… Y eso genera confianza en los clientes.
 
¿Cuál es el proceso, a grandes rasgos, que sigues en el estudio cuando recibes la primera llamada?
 
1. Escuchar e intentar entender bien al cliente.
2. Analizar el trabajo.
3. Documentación.
4. Identificar la línea de diseño objetiva.
5. Hacer bocetos en la cabeza.
6. Convertirte en médium gráfico.
 
Tu trabajo es referencia en el mundo agroalimentario de las islas por la gran cantidad de packagings hechos. ¿Cuál fue tu primer trabajo para ese sector? ¿Qué cambiarías ahora en él?
 
El primer trabajo fue una lata de carne tipo Corned Beef para Jesuman de la marca Tamarindo. Lo recuerdo porque tuve que sacar diapos de vacas y buscar una granja que las tuvieran al aire libre, en esa época los archivos de imágenes eran muy caros. Cambiaría todo, ahora la haría de otra manera, más divertida si me lo permitieran.
 
La identidad corporativa también es otra de tus especialidades con marcas muy reconocibles como Celgán, mTwins, Cumbres de Abona… ¿Qué supone un trabajo profesional de identidad para una empresa o profesional?
 
Para mí es un compromiso muy grande y de mucha responsabilidad, estamos hablando de transmitir los valores, entre otras cosas, de una empresa y, conseguirlo es todo un reto. 
 
Como decía antes, en los pasos del diseño, si te conviertes en médium gráfico e intuyes lo que necesita la marca o el cliente, lo tienes ganado. Llamémoslo intuición, inspiración, simbiosis…una mezcla de muchas cosas que aunadas resumirán el espíritu de marca.
 
En contraposición a la oferta de “logotipos” de stocks a 5€, ¿cómo es la lucha del profesional del sector que se enfrenta a dicha amenaza? ¿Es realmente amenaza? 
 
Pues yo creo que por un lado por supuesto que sí es una amenaza. Sobre todo por el cliente que no tiene valores de diseño, muchas veces los clientes no entienden los costes del trabajo pero a lo largo del proyecto van viendo y valorándolo si eres capaz de transmitir bien la diferencia y él de entenderla y aceptarla. 
 
Ese cliente si es contaminado antes de llegar a ti quizás lo compra por 5€ y se va contentísimo, difícilmente podemos hacer algo en contra eso. Al final el mercado manda, y genera una oferta que tiene una demanda como respuesta. Es decir: siempre habrá gente para todo. 
 
Pienso rotundamente que hay que salirse de ese círculo vicioso, simplemente no es cliente para como entendemos la profesión. Por otro lado, en general, creo que el diseño que se ofrece por estos precios carece de reflejar la identidad real y se limita a tener un resultado meramente estético y correcto a nivel visual.
 
Uno de tus trabajos que más llamó la atención hace ya tiempo fue el trabajo de interiorismo para Egatesa. ¿Cómo se proyecta un trabajo de esa envergadura? ¿Es clave la complicidad del cliente o la confianza ciega en el profesional?
 
Pues prácticamente como cualquier otro trabajo, en cuanto a los pasos a seguir, aunque no por su dilación y complejidad. Se diseñó prácticamente todo menos la sillería y poco más. 
 
El procedimiento si cambió en el inicio ya que en este caso el objetivo cambiaba, aquí no hay que hacer marca como tal y vender algo a una masa crítica. Lo prioritario era el bienestar de los trabajadores dentro de las oficinas: anteriormente pasaban frío, tenían luz, sillas y mesas incómodas, no sonreían que fue lo que más nos motivó para hacer hincapié en ello con el cliente y les dije que la salud de sus trabajadores era su rentabilidad. Por eso les propuse hacer una pequeña entrevista a todos los empleados que iban a disfrutar de las nuevas instalaciones y valorar que creían ellos en lo que se podría mejorar. Cribamos y aunamos criterios, teníamos claro que la iluminación era crucial, el espacio de mesa, una buena silla cómoda y la temperatura interior debía de ser lo más estable y confortable posible. 
 
Por supuesto que la complicidad del cliente era crucial y sus ganas que, como me dijo, “Johnny quiero entrar aquí y no ver una oficina de funcionarios o un banco, no quiero aburrirme por lo menos en 10 años”. Su confianza fue plena en nosotros. También hay que tener dinero y ganas de gastarlo en esos valores. Para mí es una suerte tener clientes así, muy pocos a lo largo de mi carrera profesional. 
 
También es clave cumplir estrictamente con lo que le presentas, es decir, cuando ves los render, las comparas con las fotos finales, y no hay diferencias. Creo que es crucial para generar confianza: lo que le has vendido es lo que has producido y con las calidades que requiere. Para ello siempre contar con muy buenos profesionales y vigilar muy bien su trabajo todo el rato; no puedes fiarte del todo ni despistarte de nada. 
 
Recuerdo un dato importante, haciendo el primer estudio de las claraboyas, quise contar con un profesional del tema, un arquitecto para hacer los cálculos, cuando nos entregó su propuesta, no me convencía, veía pocas claraboyas y pequeñas, así que comencé a estudiar mejor la luz e hice yo mismo los cálculos… ¡¡Que atrevimiento!! 
 
Al final me salían el doble de claraboyas y el doble de tamaño, luego hicimos una simulación en 3D para ver cómo bañaba la luz en diferentes supuestos y nos encantó, pero pensar llevarlo a la realidad era otro cantar. Este tipo de cosas son las que te hacen encogerte el esfínter cuando ves que están agujereando el techo y ya no hay marcha atrás. Aquí no caben los errores y no te quedas tranquilo hasta que no llenas la cubierta de agua para comprobar que está todo bien y el efecto lumínico es el deseado. El resultado fue que el lugar funcionaba sin utilizar luz artificial durante casi todas las horas del día. 
 
Un proyecto de este tipo no tiene límite de horas pero lo sacrificas muy a gusto por el resultado obtenido, lo mejor, las caras sonrientes de los trabajadores, les dio alegría en el trabajo y las bajas por enfermedad literalmente han disminuido.
 
¿Y el auto-encargo? ¿Hay espacio para ello?
 
Hace tiempo que no hago nada para mí. Antes hacíamos publicaciones con compañeros del gremio y antiguos de gama como Maykel Lima, Iker Muro, Abraham Santana también Ricardo Canino, Samuel Cabrera, Oscar Lorenzo, Juan Pedro Sabina, entre otros muchos, por ejemplo Mecánica, Papel, Puticlub visual
 
El espacio ahora lo dedico a intentar descansar más la cabeza, a la fotografía, alguna pieza-objeto y a la huerta.
 
De todas las disciplinas que tocas, ¿con cuál te sientes más cómodo? ¿Y realizado?
 
Realmente no lo limitaría a la disciplina en sí, sino más bien a la simbiosis que tengas con el cliente y lo que te motive el proyecto principalmente. Para mí hace un proyecto cómodo o agradable la sintonía que tengas con ellos. 
 
Pero sin lugar a dudas proyectos como Egatesa o un Stand que hice para Coelca hace años, son muy satisfactorios ya que trabajas muchas técnicas y materiales. 
 
Al principio el ver productos en las neveras de todos los supermercados o vinos en los restaurantes que te ofrecen en tu mesa, también es agradable pero ese sentimiento se va disipando con el tiempo. Son productos por lo general más efímeros, no tienen nada que ver. 
Como con todo, el ser humano se acostumbra y entra en modo rutina por lo que lo integras y no lo tienes tan diariamente en cuenta. 
 
Realmente no me siento nada importante por ello, soy un trabajador más de esta sociedad en la que vivimos y mi labor es igual de importante que cualquier otro gremio. Y el sentimiento de realización me viene dado por la satisfacción, el verlo encantado, también por su crecimiento ya sea en ventas o difusión y popularidad.
 
Define tu propio trabajo…
 
Que difícil… ¿Soluciones de diseño versátiles? Creo que podría encajar algo así.
 
Situación del diseño en las islas. ¿Cómo ves la salud del sector?
 
Saliendo de un gripazo con tos de pecho. Sigue habiendo de todo pero, en general, sí se respira un crecimiento y avance para el sector en cuanto a que la sociedad es consciente de la necesidad y ven la diferencia de aportar valor en diseño.
 
¿Te apuntas al test rápido? ¿Tintas planas o cuatricromía? 
 
Tintas planas.
 
¿Bocetos a mano alzada o directamente a ordenador?
 
De los dos, depende del caso, también bocetos en la cabeza.
 
¿En papel en blanco o cuadriculado?
 
En blanco.
 
Una tipografía y por qué
 
La Officina, personalidad, versátil y no es muy conocida. Para mí, funciona muy bien; es una familia grande y abarca serif y sans. No es rollo Helvetica, Óptima…, Que evito usarlas sobre todo para una marca. 
 
Como dice un amigo, Juan Flextatowa, “si usas helvética en una marca debes hacerle un 30% de descuento al cliente” por tener el camino medio ganado. Para mí es totalmente cierto; funciona, pero me aburre…
 
Una marca para la que querrías diseñar
 
Muchas y ninguna. Realmente todo aquel que dé valor al diseño y no te vuelva muy loco. 
 
Estirándonos, una marca de ron Premium, por ejemplo Don Papa, que desde el producto, y sobre todo eso, hasta la etiqueta y el concepto son un todo muy contundente.
 
Una marca con la que sufrirías diseñando
 
Monsanto, Bayer… Realmente ni lo haría.
 
¿MAC o PC?
 
MAC.
 
¿Qué es la inspiración?
 
Es como una frecuencia de radio que sintonizas o no, y no siempre está encendida. Pero cuando conectas es como recibir una serie de estímulos que se traducen a ideas y favorecen conseguir un reto. Bien sea un proyecto, una pieza o algo a lo que le necesitas encontrar un resultado que sea satisfactorio, porque cuando se dice que “no estas inspirad@“ no significa que no hayas tenido ideas, sino que quizás no son las esperadas o así es como yo lo entiendo.
 
Un referente internacional
 
Stranger & Stranger.
 
Otro nacional
 
Isidro Ferrer.
 
¿Y de las islas?
 
Manrique si duda alguna, por su amplitud de registros y criterio.
 
¿El diseñador nace o se hace?
 
Creo que la dos cosas, nace y se va haciendo. También se puede ir haciendo con amor a la profesión; me gustan los grises.
 
En el diseño, crees que....
 
…como en la vida no hay nada escrito. El guión lo hace cada uno.
 
¿Se puede vivir del diseño en Canarias?
 
Sí claro. Hacerte rico, no. Vivir dignamente, sí pero hay que trabajar muy duro.
 
Un consejo indispensable para quienes vayan a iniciarse en esto…
 
Saturarse es fácil pero salir de ahí es complejo…
 
No diseñen para diseñadores. No cobren 300€ por una marca si no es para un gran amigo.
 
Paciencia mucha, hacer el tonto no. 
 
Valoren el tiempo libre y hacer otras cosas. 
 
Viajar, leer, viajar y viajar. 
 
Atrévanse. 
 
Algo que quieras añadir y no te hayas atrevido a decirme antes…
 
Toggle: Bendita herramienta, la clave para comprobar si tu cliente es rentable.
 
Gama viene de García Marrero.
 
Enhorabuena por tu trabajo y muchísimas gracias por la entrevista…
 
¡¡Infinitas gracias a ti!!
 
 
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con
 
El diseño con




Comentarios


¿Quieres colaborar con nosotros?
es un concepto original de desarrollado con la colaboración de Clickantia.com
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información