De interés

30 abril 2012

De la insultante capacidad de mutar



 

Jorge León ha surfeado mucho y ha pisado aún más en el diseño gráfico. Con la valentía de la juventud plantó su semilla en diversos estudios de renombre. Desde la cresta de la ola intenta dominar, desde Gran Canaria, la dirección de sus sueños.


Buenas noches Jorge. Muchas gracias por lanzarte a esta charla. Podríamos hablar desde un principio de tu corta y exitosa carrera, pero prefiero que vayamos al génesis. ¿Quién eres y de dónde vienes?

 

Muy buenas, Sergio. Gracias a ti por brindarme la oportunidad de estar presente una vez más en Canarias Creativa. Mi nombre es Jorge León Dumpiérrez, tengo 25 años y nací en Gran Canaria, donde resido actualmente.

 

¿Cómo supiste que querías dedicarte al diseño?

 

Entiendo que fue un proceso natural. Yo nunca fui ese niño al que siempre le gustó dibujar y manchaba continuamente las paredes de su casa. Nunca tuve demasiada paciencia para ello. Pero, lo cierto es que, a medida que fui creciendo, durante los ratos libres en el colegio me dedicaba a llenar las hojas de mis libretas con cosas como el famoso toro de los Chicago Bulls, logotipos de algunas marcas conocidas y a bocetar letras dispares sin sentido.

 

Por otro lado, en mi casa siempre ha habido una interesante colección de revistas y libros. Mi madre es fiel seguidora de las revistas de interiorismo, mi hermano del ciclismo y mi padre, como aparejador, también tenía bastante interés en diferentes publicaciones sobre arquitectura y otros. Más tarde, dada mi afición a los deportes, yo también empecé a coleccionar varios ejemplares y así fue pasando el tiempo y aumentando mi interés por el mundillo. Luego, tras unos años de relación de amistad con Domingo Santana, ambos descubrimos que todo este tipo de cosas nos unían cada vez más y, a partir de ahí, sin saber realmente de qué iba todo esto del diseño, el interés por ir más allá surgía por si solo.

 

Estudias Diseño Gráfico Publicitario en la Escuela de Artes y Superior de Diseño Gran Canaria. ¿Qué aportó dicha formación en tu devenir personal?

 

Recuerdo mi etapa de estudiante como un periodo muy divertido, donde me sentía muy cómodo porque estaba estudiando algo que realmente me interesaba y, sobretodo, porque la relación con todos mis compañeros fue excelente. Surgieron muchísimas amistades, colaboraciones, etc. Tengo muy buenos recuerdos de aquella época. En lo personal, creo que aprendí de asignaturas como Teoría de la Imagen e Historia de la Publicidad, que en realidad no era historia de la publicidad como tal, pero recuerdo haber llevado a cabo ejercicios interesantes y aprendí mucho sobre las diferentes vanguardias artísticas. 

 

Por el contrario, me hubiese gustado haber recibido una formación superior en cuanto a tipografía. Por lo general, creo que en mi clase no había interés generalizado por el diseño en sí y esto dificultaba bastante el hecho de llevar a cabo la programación marcada, pero supuso que mi interés fuese mucho más allá y me convirtiese en autodidacta.

 

¿Y en lo profesional?

 

Creo que en lo profesional el factor determinante fue el hecho de interesarme cada vez más por mi cuenta, lo que me ayudó a conocer formas de trabajo diferentes a las impartidas en la escuela, a indagar más en lo que se hacía por el mundo en cuanto a diseño y a conocer más a fondo el software.

 

Ahora, en la distancia, ¿qué crees que hubiese podido mejorarte como profesional en la Escuela y echaste de menos?

 

Creo que tal y como decía antes, hubiese sido muy interesante haber recibido una mayor formación en asignaturas clave para el posterior desarrollo como profesional de la comunicación. Tipografía, composición, historia… Seguramente se hubiese conseguido establecer un mayor criterio en los alumnos fomentando el debate y el análisis, conociendo así las diferentes posturas con respecto a un tema en concreto.

 

También me hubiese gustado mucho haber podido disfrutar de algún workshop impartido por algún profesional, hacer más visitas, ya sea a exposiciones o a estudios de diseño, haber llevado a cabo trabajos más experimentales y haber podido disfrutar de alguna charla por parte de algún profesional del mundo de la comunicación.

 

El 28 de febrero de 2010, ahí es nada, te entrevistaba como uno de los creadores de Frozzen Magazine. ¿Qué hizo que desapareciera tan brillante publicación?

 

Frozzen Magazine era una publicación que nos quitaba mucho tiempo. Domingo Santana y yo nos encargábamos de todo el trabajo, aunque en algunas ocasiones contamos con algún colaborador que se interesó por trabajar con nosotros (mil gracias a todos ellos desde aquí). Establecer un proceso de selección, contactar con los participantes, recopilar su trabajo, traducir, corregir, editar, encargarse de la Dirección de Arte, el Diseño Gráfico, la maquetación, la comunicación, las redes sociales y de hacer llegar la publicación a un mayor número de gente era mucho trabajo para sólo dos personas.

 

En lo personal, me desmotivó mucho no contar con alguna ayuda por parte de alguna institución o marca para llevar a la realidad la publicación y así poder llegar a imprimir alguna edición o algún elemento interesante, o bien realizar un evento en condiciones. A todos nos gusta el papel, aunque el futuro es digital, pero como siempre, la falta de medios y apoyo en Canarias dejó mucho que desear en aquel entonces. Una lástima.

 

¿Te abrió puertas en lo profesional el editarla?

 

Sí, bastantes. Gracias a Wences Sanz (Director del Área de Arte y Diseño (UEM). Fundador de stereo/chromo. Fundador de Domestika y del MAD), tuve la oportunidad de dar una conferencia en el VIII Día C del Club de Creativos, dentro de las Jornadas de Jóvenes Talentos, celebradas el pasado 2011 en Zaragoza. Varios de los allí presentes conocían el proyecto, muchos se habían interesado por él y los comentarios siempre fueron positivos.

 

También diseñadores de prestigio como Albert Folch conocían la publicación y se habían interesado por ella, pero eso fue posterior.

 

Y gracias a ella, también me han encargado varios freelances.

 

En 2009 te incorporas a Maldito Rodríguez como auxiliar de diseño. ¿Qué recuerdos te trae esa época?

 

Durante mi último año como estudiante empecé a buscar algunas prácticas o una media jornada en algún estudio de diseño y vine a parar ahí en parte por mi buena relación con Martín Albornoz (que es el Director de Arte de la sede de Maldito Rodríguez en Uruguay) y porque mi amigo Domingo trabajaba allí.

 

Los recuerdos que guardo de esa época no fueron especialmente agradables. Tuve oportunidad de experimentar muchísimo y bastante libertad creativa. El equipo era muy bueno y agradable, pero Domingo y yo estábamos inmersos en la creación de Frozzen Magazine y tras la primera fiesta de presentación y la publicación del primer número, a nuestro jefe no le sentó muy bien que dedicásemos nuestro tiempo libre a hacer lo que nos venía en gana. Nosotros nunca entendimos esa postura, puesto que en ningún momento habíamos firmado algún contrato de exclusividad y siempre entendimos que la experimentación por cuenta propia de cualquier diseñador puede aportar muchísimo a la empresa a la que presta servicio. Él no lo veía así y cortamos por lo sano. 

 

De ahí vas a La Provincia / Diario de Las Palmas. ¿Qué tareas realizaste en dicha cabecera?

 

Mi etapa en La Provincia/Diario de Las Palmas fue corta, pero intensa. Desde el primer momento tenía claro que no quería pasar mucho tiempo allí y que mi ilusión era conseguir ahorrar dinero suficiente para irme a probar suerte a Barcelona. Mi tarea dentro del equipo consistía en diseñar las creatividades que se publicarían tanto en el periódico como en el magazine Top Canarias. Aprendí bastante sobre producción hasta que tomé la decisión de dar el salto a la Ciudad Condal.

 

El paso de gigante lo das en 2010, cuando das el salto a Barcelona para integrarte como diseñador en prácticas en Folch Studio. ¿Son humanos? jajjajajajaja

 

Jajaja! No sólo son humanos y naturales, sino que son un equipo increíble. Albert Folch a día de hoy es un gran amigo y muchos de los que compartimos mesa allí seguimos teniendo una muy buena relación. Fue una etapa en la que aprendí muchísimo. Desde el primer momento me sentí muy cómodo en mi puesto de trabajo y por ello guardo muy buen recuerdo.

 

La trascendencia de Folch Studio ha roto fronteras. ¿Qué trabajos desarrollaste en esa etapa?

 

Realicé varios trabajos, pero sobretodo como diseñador en prácticas, ayudando a algún diseñador senior. Trabajé para clientes como Marset, que es una empresa catalana de lámparas que colabora con diseñadores industriales reconocidos de cualquier parte del mundo; Marssal, que es un estudio de fotografía; LeCool, que es una agenda/guía cultural establecida en diferentes ciudades europeas; y para proyectos de índole más personal dentro del estudio, como una sección web donde tendrían lugar los proyectos de media (websites, pequeñas campañas audiovisuales, blogs, etc).

 

Folch emana un estilo muy particular en todos sus trabajos. ¿De dónde crees que nace esa magia?

 

En primer lugar del interés de sus diseñadores por ir más allá en cuanto a lo establecido a nivel gráfico y, lógicamente, por sus cualidades para ello. En segundo lugar, su interés por otro tipo de disciplinas como el diseño de producto, el diseño de interiores, la arquitectura, la moda o el arte y de las sinergias que puedan producirse entre los diferentes profesionales de estas disciplinas y el estudio o los miembros de éste.

 

¿Qué trabajo recuerdas con mejor sensación de la etapa Folch?

 

Sin lugar a dudas, con el que me sentí más cómodo y en el que más me gustó participar fue la guía LeCool de la ciudad de Barcelona, un proyecto muy experimental basado en el concepto del horario. La guía presentaba diferentes opciones de actividades que llevar a cabo durante una visita a la ciudad condal en el transcurso de un día. Las diversas opciones se trataron con un enfoque gráfico diferente, aportando dinamismo, variedad visual y frescura a una guía que a nivel gráfico debía transmitir la naturaleza de una ciudad como Barcelona.

 

De ahí te trasladas a HTR Dynamics. ¿Qué labores realizas en dicha empresa?

 

HTR Dynamics era un grupo de empresas que abarcaba una consultora de ventas y distribuidora de marcas de streetwear llamada Reversible, una tienda de ropa y un estudio de tatuajes y piercings. Estuve trabajando como freelance para ellos y ahí tuve oportunidad de indagar y aprender más en el campo del diseño web, además de llevar a cabo la identidad corporativa de la consultora y distribuidora, realizar el catálogo Fall/Winter 11/12 para Lacoste, etc.

 

Clase BCN Comunicación Gráfica es tu última etapa en el periplo catalán. ¿Qué trabajos destacarías de dicha etapa?

 

De mi etapa en Clase BCN (antes Cla-se) destacaría la creación de la identidad corporativa y las diferentes piezas de papelería para el estudio de arquitectura de Jordi Badia, BAAS, donde la consistencia de la tipografía utilizada junto al empleo de una gama cromática inspirada en los materiales primarios de construcción constituyen un sistema de adhesivos que da forma a la identidad del estudio. El formato DIN se posicionó como el concepto principal a la hora de traducir la idea en gráfica, realizando una síntesis y tratando de representar así el trabajo esquemático de un estudio de arquitectura en la cuadrícula que brinda el formato.

 

También tengo especial predilección por una etiqueta diseñada para un cava realizado de forma artesanal por parte de Bodegas Rimarts, llamado Rosae. En resumidas cuentas, este cava sería elaborado y producido de forma totalmente artesanal con el plus de que, posteriormente, sería ahumado por uno de los cocineros más experimentales con la técnica del ahumado a nivel nacional: Carlos Piernas del Amor o lo que es lo mismo, Carpier (casi nada con el nombre!). El concepto que se pretendió transmitir en esta etiqueta no es otro que el de “vínculo”, en representación de la estrecha colaboración a través de la cual se produjo el producto y con la que se apostaba por estrechar aún más los lazos entre el cava y la alta gastronomía. La primera reunión tras algunas llamadas telefónicas fue en sus bodegas, donde nos explicaron todo el proceso de producción y, al acercarse la hora de comer, nos invitaron a subirnos en su coche y dirigirnos a visitar a Carpier donde estuvimos toda la tarde disfrutando de diferentes productos ahumados elaborados por éste y del cava elaborado por Rimarts. Con clientes así siempre es un lujo trabajar. Eso sí, la resaca al día siguiente era bestial.

 

De resto, también tuve oportunidad de encargarme de llevar a cabo el manual de identidad para el Ayuntamiento de Barcelona, trabajar para clientes de la talla de CatalunyaCaixa, Agbar o Arquia Caja de Arquitectos, entre otros.

 

De toda la experiencia acumulada, ¿con qué te quedas? 

 

Me quedo con todo. Con lo bueno y con lo malo. Con el aprender de todos los compañeros, de los clientes y de todas las experiencias vividas.

 

¿Dónde crees que pudiste fallar visto ahora desde la perspectiva del hoy?

 

Creo que he podido fallar en muchísimos aspectos. Es fundamental para aprender de ello y seguir progresando.

 

¿Algún trabajo que se te ha quedado en la retina? ¿Por qué?

 

¡Muchos! El volumen de trabajo de un estudio como Clase BCN es muy elevado y esto suponía que a nivel interno nos dividiésemos en grupos para poder llevar a cabo todos los proyectos. Cuando un proyecto interesante caía en manos del otro grupo nos comía la envidia (sana, por supuesto :-P).

 

Tu portafolio desprende pureza y equilibrio. ¿Cuáles son tus referentes visuales?

 

La verdad es que lo que más me transmite e inspira es el estilo europeo. La experimentación de los Países Bajos y Alemania, la elegancia del Reino Unido, la pureza de los suizos y la pulcritud de los nórdicos.

 

Hablaba de equilibrio. ¿Dónde está el adecuado entre trabajos "de premio" y comerciales?

 

Buena pregunta. A mi, personalmente, los trabajos que más me gustan y con los que más cómodo me siento son los peor pagados, si esto es a lo que te refieres. Supongo que será por el mimo al proyecto al tratarse de un cliente potencialmente menor o por el hecho de que hayan menos intermediarios al tratarse de un trabajo menos comercial, con menor impacto en la sociedad y cuyo objetivo no sea conseguir importantes sumas a final de año.

 

No sé dónde está el equilibrio adecuado entre ambos, pero lo cierto es que el diseñador ha de hacerse cargo de ambos y ha de resolver los problemas de la mejor manera posible. Yo siempre trato de pensar que los trabajos más pesados o de menos interés simplemente son el sustento económico para uno posterior que nos permitirá pasárnoslo en grande. Así que es fundamental abordarlo con ganas y energía para disfrutar del camino.

 

Y de vuelta en Gran Canaria, ¿cómo ves el sector y el momento actual en las islas?

 

Después de dos años fuera veo que hay estudios y agencias en Gran Canaria que están llevando a cabo trabajos muy interesantes, que han expandido miras y que tienen intención de crecer y su portfolio así lo refleja. También veo que los estudios ya asentados, digámoslo así, siguen mejorando la calidad de sus casos prácticos. Lo mejor de todo es que esto no sólo ocurre en Gran Canaria, sino también en la isla vecina, Tenerife, donde creo que se está llevando a cabo un trabajo muy bueno y muy serio. Pero también veo que es un proceso muy lento dentro de la insularidad y, por ello, invitaría a todo el que se interese en echar un vistazo a ciudades punteras como Amsterdam, Londres, París, Berlín, Zúrich, Bruselas o Barcelona, pero, sobretodo, les invitaría a intentar traspasar fronteras y contactar con empresas de fuera porque no es imposible trabajar desde aquí para clientes extranjeros.

 

¿Eres de los que creen que la insularidad es un handicap para desarrollarte profesionalmente?

 

Creo que las barreras se las pone uno mismo y muchas veces nuestros propios prejuicios o falta de confianza nos impide ver más allá.

 

Vayamos al test rápido. ¿Tintas planas o cuatricomía?

 

Tintas planas.

 

¿Boceto a mano alzada o directo a ordenador?


Siempre boceto a mano alzada. Bueno, miento. No siempre boceto a mano alzada. La mayoría de las veces escribo y mucho. Otras hago garabatos que sólo yo entiendo. Después boceto mucho en el ordenador hasta que voy atando cabos y afinando. Muchas veces, estando delante del ordenador, vuelvo al paso anterior.

 

Una tinta y por qué

 

Muy complicado, no sabría cómo defender mi respuesta. Depende de un determinado proyecto u otro. 

 

Ídem con una tipografía

 

Muy difícil escoger una única tipografía. En uno de mis últimos proyectos; creación de marca, papelería, comunicación y web para Central Magazine, he utilizado la Avenir Next Pro. Toda la identidad se basa en esta tipografía y lo cierto es que me gusta muchísimo. Funciona muy bien en la mayoría de los cuerpos y también con diferentes espaciados. Sus formas y contraformas me parecen muy bien trabajadas y su línea tiene un toque contemporáneo que siempre liga muy bien con todo.

 

Un referente internacional

 

Hay demasiados diseñadores, estudios o agencias haciendo tan buenos trabajos que es imposible señalar a uno en concreto. Alemania, Suiza, Francia, Reino Unido, Países Bajos, Dinamarca, Suecia o Finlandia me parece que cuentan con un abanico muy extenso de donde poder sacar varios referentes.

 

¿Y uno nacional y otro local?

 

Folch Studio y Valladares.

 

Un cliente con el que sueñas trabajar

 

Con cualquiera y con todos.

 

¿Estucado o gofrado?

 

Depende del proyecto.

 

En el diseño crees que…..

 

… debería haber menos intrusismo profesional.

 

Banda sonora para trabajar….

 

Depende de mi estado de ánimo o del día. Desde electrónica hasta rap, pasando por jazz, funk, downtempo, soul, reggae, rock…

 

Durante esta última semana lo que más a sonado en mi iTunes ha sido Jamie XX con Gill Scott Heron, A$AP Rocky, Clams Casino, Nicolas Jaar y varios mixes de diferentes artistas. Electrónica sobretodo, pero lo cierto es que soy bastante melómano y me intereso muchísimo por intentar encontrar buena música.

 

¿Y para celebrar el final de un trabajo?

 

Para celebrar el final de un trabajo prefiero beberme una cerveza en buena compañía y charlar de todo menos de diseño, aunque no siempre acabo cumpliendo con ello..... todos al Pub Pelukas.

 

¿El diseñador nace o se hace?

 

Se hace.

 

¿Qué les dirías sí o sí a estudiantes de diseño si les dieras una clase?

 

Que yo no soy nadie para darles una clase.

 

Una tipografía fetiche

 

Posiblemente la Futura.

 

Una desterrada

 

La Fedra.

 

Un plan infalible

 

No tener plan infalible.

 

Un trabajo de identidad se complica cuando….

 

... te asaltan muchísimas dudas que ya creías haber despejado.

 

¿Te parece poco? jajajajajjaa… ¿algo que añadir?

 

Darte las gracias por la entrevista y por la oportunidad. Ya sabes que Canarias Creativa es todo un referente a nivel insular. Saludar a todos los colegas de profesión e invitarles a echar un vistazo a mi recién estrenado portfolio online: http://www.leonjorge.com/ o seguirme la pista en Twitter: http://twitter.com/leonjorgedotcom/

Abrazos. 

 

Muchas gracias, Jorge. Suerte en la andadura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fotografía de perfil: Mariano García Cruz





Comentarios


¿Quieres colaborar con nosotros?
es un concepto original de desarrollado con la colaboración de Clickantia.com