De interés

28 junio 2012

Documental Raks Sharky: ¿bailamos?



 

Maraya Medina Roque, directora canaria del documental que ha traspasado fronteras en La2 y el Canal 24h de rtve, nos cuenta la historia de este preciosista proyecto.


No había escuchado música árabe nunca, y salí con una alegría tan grande…

Rosa Martínez. Profesora de Danza Oriental

 

¿Cómo nace la idea?


En un principio el documental RAKS SHARKY nace por la curiosidad de querer descubrir las diferencias y semejanzas entre la danza oriental que se enseña en las academias, y la de las personas que bailan y enseñan por libre. La idea de realizar un documental sobre Danza Oriental nace en Barcelona en 2010 (siendo yo de Gran Canaria), cuando acudía a clases de este baile. Me preguntaba sobre qué diferencias existían entre la forma de enseñar en las academias, y la forma en que enseñan los maestros que van por libre. En ese momento tuve que abandonar la idea de realizar este documental, por falta de medios, y por no poder cuadrar horarios con sus –en principio- protagonistas.

 

Al año siguiente, 2011, volví a vivir en Barcelona, y retomé las clases de baile en otra escuela, llamada Alnouart, dirigida por Lena Nouar. Entonces quise retomar el proyecto del año anterior, pero, investigando por mi cuenta, y hablando con Vicky Qamar, compañera de la Universidad, bailarina y profesora de danza oriental; descubrí que cada movimiento de danza oriental está inspirado en cada uno de los cuatro elementos de la Naturaleza; y descubrí que el primer maestro de esta danza en España fue un hombre, Shokry Mohamed, algo que me sorprendió un poco, porque este tipo de baile suele estar considerado sólo como femenino.

 

Me interesé por el tema de la danza oriental porque practiqué ballet clásico muchos años, y un poco de danza contemporánea, las cuales me parecieron que no tienen mucho que ver con la danza oriental en cuanto a técnicas y riqueza cultural. Además soy una apasionada de todo lo oriental y, de una manera u otra, siempre he estado relacionada con el mundo del espectáculo, me encanta indagar en él, así como en la expresión corporal y en la psicología de cada arte.

 

Entonces, RAKS SHARKY evolucionó naturalmente a una investigación más profunda, Me interesé pues por los chicos que bailan danza oriental, y me sorprendí de que algunos de ellos no habían podido aprender ni actuar en alguna escuela por el simple hecho de ser un hombre. ¿Discriminación masculina, o choque de culturas?

 

¿Qué vamos a ver y escuchar?


Me informé leyendo los libros de Shokry Mohamed, como La Danza Mágica del Vientre. Shokry fue el primer bailarín y profesor en fundar una escuela de Danza Oriental en España, llamada “Las Pirámides”, en Madrid, en 1990. Y a partir de sus libros, fui formulándome preguntas que serían las que preguntaría a las personas que aparecerían en el documental. Me puse en contacto con los allegados de Shokry, a través de la escuela “Las Pirámides”, y viajé a Madrid para entrevistarlos. Rosa Martínez y Mohamed El Sayed se mostraron muy amables en atenderme.

 

Con lo cual, el documental consta de 2 hilos conductores: por una parte tenemos a Vicky Qamar, que muestra y explica los movimientos de danza oriental que se identifican con los elementos de la Naturaleza; y por otra parte vamos descubriendo la figura y gran persona de Shokry Mohamed a través de Rosa Martínez, Mohamed El Sayed, y Lena Nouar.

 

También descubrimos la forma de bailar y enseñar de Fahd Kayali, quien fue el primer bailarín sirio en realizar un espectáculo de danza oriental en España. Con Zuel –profesor, bailarín, y director de la revista online “Añil”- aprendemos sobre las culturas donde los hombres pueden bailar esta danza y sobre las características terapéuticas de esta danza sagrada. Y de Mohamed el Sayed escuchamos qué le aporta esta danza para seguir practicándola, y nos habla sobre lo masculino y femenino en ella, sobre el Yin y el Yang.

 

Aunque esta danza es buena para todo el mundo, para todo tipo de personas, de vuelta en Barcelona entrevisté a algunos viandantes en la calle como investigación, para ver qué tipo de prejuicios tenían, preguntándoles si sabían que existen hombres que bailan esta danza, y muchos se sorprendieron, a muchos les pareció bien que haya hombres que bailan, pero otros se preguntaron en seguida por la inclinación sexual de los bailarines.

 

Entrevisté a dos alumnos de diferentes escuelas, quienes habían experimentado una ya mencionada ¿discriminación? o un ¿choque de culturas?, ya que, por el mero hecho de ser hombres, no les habían dejado apuntarse en ciertas escuelas, ni participar en espectáculos de danza oriental. Toni Ciscar y Julián Leyva Espino son sus nombres.

 

Así, Toni Ciscar nos aclara que por ejemplo él no es homosexual y que en principio se apuntó a clases con su mujer, lo que les sirvió para mejorar las relaciones de pareja.

 

¿Raks Sharky?


El título, RAKS SHARKY, significa “Danza Oriental” escrito en la forma del árabe egipcio, ya que Shokry Mohamed era egipcio y se cree que la danza oriental proviene de Egipto. También con este título se muestra que este documental no trata un punto en concreto de la danza, sino que trata sobre el inmenso y genial mundo que es este arte.

 

Así que, con todo, este documental sólo es un leve acercamiento al maravilloso arte de la danza oriental y a toda la riqueza cultural que hay en ella. Enseña movimientos inspirados en la Naturaleza, se pregunta sobre lo masculino y lo femenino, aborda el tema de los prejuicios y la discriminación, y nos da a conocer al primer profesor de danza oriental en España, Shokry Mohamed, en un humilde intento de hacerle un pequeño homenaje para que su memoria siga viva. Descubrimos que la danza oriental no es sólo algo estético o físico, sino que hay que sentirlo, y sacarlo de nuestro interior, es un medio de expresión que “mueve cuerpo y espíritu”, y que despierta en quien lo practica un torrente de emociones y sensaciones, descubres partes de ti que ni siquiera sabías que existían. Los bloqueos de cuerpo, mente, y espíritu se diluyen, “¡bailar para estar bien!” dice Rosa Martínez, y transmitir “amor”, dice Mohamed el Sayed, porque la danza oriental no es una celebración de la feminidad, sino que se escapa de los convencionalismos, favorece las relaciones de pareja pero no es algo sexual, es un arte para amarse, amar, y ser amado, olvidándose de los ponzoñosos prejuicios y de la crítica despectiva.

 

Un documental que se mueve


Siendo yo canaria, sólo pude desarrollar el documental entre Madrid y Barcelona, por falta de medios técnicos. Pero existen muchos bailarines por toda España, quienes merecerían ser nombrados también. He intentado moverlo un poco por festivales y enseñándoselo a muchas personas, por lo que el pasado mes de abril del este año 2012 fue emitido, en parte, dentro del programa Cámara abierta 2.0 de la 2 de Televisión Española, y el Canal 24h.

 

Concluyendo…


Veamos, escuchemos, y hablemos de Raks Sharky. Danza oriental con los simbolismos en los elementos de la Naturaleza. Danza oriental con los hombres que la bailan. Danza oriental a la que, por desconocimiento, le rondan los prejuicios. Danza oriental que no es exclusivamente una celebración de feminidad. Danza oriental para sentirnos bien con nosotros mismos, y con los demás. Danza oriental para estar bien.

 

La danza me enseñó a ser más positivo. Me enseñó humanidad” Nos cuenta Mohamed El Sayed.

 

¡A mí me dio la vida!” Nos dice Zuel.

 

Así que: ¿bailamos?

 

¡Gracias!
Maraya Medina Roque

 

 

 



Shokry Mohamed dando una clase de Danza Oriental



Mohamed El Sayed y Rosa Martínez



 Zuel dando sus clases



Percusión de danza oriental



Maraya entrevistando a una de las bailarinas



Shokry Mohamed saltando con las Pirámides de Egipto al fondo







Comentarios


¿Quieres colaborar con nosotros?
es un concepto original de desarrollado con la colaboración de Clickantia.com